Reset: una app de prescripción


Poco a poco, las aplicaciones móviles en el ámbito sanitario dan pasos de gigante… Y además de las habituales de meditación, información sanitaria o seguimiento de enfermedades crónicas, empiezan a aparecer otras que se centran en ofrecer servicios sanitarios virtuales, alternativos a los presenciales. La app Reset es un buen ejemplo, ya que va dirigida a pacientes con trastornos adictivos (alcohol, cocaina, marihuana, etc.) y ofrece terapia de cambio de comportamiento para reducir el consumo y la adicción. En este reportaje del New York Times hablan de la app y entrevistan a sus creadores.

La FDA autorizó en septiembre de 2017 la comercialización de esta aplicación, que además requiere prescripción por parte de un profesional sanitario. La aprobación se realiza en base a un ensayo clínico que comenzó en el año 2010, y que nos da una idea de lo complejo que es el camino de la evidencia y la autorización de dispositivos sanitarios. 
La aplicación tiene dos partes. un panel de seguimiento clínico y un modelo de terapia cognitivo-conductual para el cambio de comportamiento. La app debe ser utilizada siempre junto a terapia presencial como un complemento o herramienta adicional. El funcionamiento de la app se basa en una serie de lecciones o recomendaciones para el paciente, que van a acompañadas de premios y recompensas si se siguen de forma completa y también si los resultados de las pruebas de tóxicos son negativas. Algunos de estos premios son tarjetas regalo (con importes entre 1 dólar y 100 dólares), es decir, incentivos de tipo financiero, con el riesgo que ello implica. 


Las mejoras obtenidas por la app se centran en una mayor abstinencia en comparación con la terapia presencial y un menor abandono de la terapia. En estas gráficas se pueden comprobar las mejoras comentadas.

Por un lado, llama la atención que poco a poco vayan apareciendo aplicaciones sanitarias que ofrecen tratamiento y que además estén validadas por un ensayo y por el reconocimiento de una agencia como la FDA. Por otro lado, es muy llamativo el plazo total desde el inicio del ensayo (2010) hasta su aprobación (2017). De hecho, una de las críticas principales a la app es que el ensayo, como era de esperar, se realizó fundamentalmente con la versión web y no con una app. ¿Cambia el comportamiento del paciente cuando interactúa con una app y no con una pantalla de ordenador? ¿Es válido el ensayo realizado con el soporte web y se pueden extrapolar sus resultados al uso de una app móvil? 

Powered by WPeMatico

AdSense

Find More