Redes sociales y servicios sanitarios: diez años después



En 2009 se publicó un artículo breve en la revista Health Affairs con un título impactante: “Take two aspirin and tweet me in the morning: how Twitter, Facebook, and other social media are reshaping health care“. Una revista seria y rigurosa dando cabida a un artículo de opinión sobre la creciente importancia de las redes sociales en la atención al paciente. Aquello fue una sorpresa, y más con un título que implicaba un cambio radical en la relación con el paciente, principalmente en el ámbito de la comunicación.

Pero, ¿cómo estamos diez años después? Lo primero es que Twitter no ha seguido el camino inicialmente trazado en el artículo. Hay pacientes en Twitter, y se han creado muchas redes (formales e informales), pero la comunicación entre el profesional y el paciente no es precisamente el principal uso. De hecho, ahora Twitter es una red en transición y dentro de pocos años es difícil saber que será de este servicio abierto de mensajes cortos. Su utilidad como herramienta de aprendizaje y networking es innegable, pero lo de la aspirina y el tuit matinal, como que no.

La transformación de la consulta tradicional ha llegado gracias a herramientas tipo Skype, es decir, la videoconferencia. En Estados Unidos es cada vez más habitual, pero en España y en otros países no ha tenido el éxito esperado (al menos por ahora). Algunas aseguradoras privadas han incorporado este cambio a sus servicios, pero no se produce ningún efecto sustitución, es decir, el incremento en las visitas online no va acompañado de una reducción en las visitas presenciales. Elementos como la satisfacción del paciente y del profesional o la reducción de la brecha digital son clave para conseguir un cambio en este tipo de herramientas.

El texto. Si bien twitter fue una herramienta disruptiva, quien le ha ganado la partida es Whatsapp. Hay algunas experiencias para utilizar Whatsapp con pacientes, o incluso para utilizar sistemas de mensajería de texto para ayudar a personas con problemas estilo Teléfono de la Esperanza. Sin embargo, los canales de mensajería virtual incluidos en el portal del paciente tampoco han despegado del todo (hay ejemplos interesantes como el portal YOsalud del Hospital de Torrevieja). Parece que la que se está asentando por fin es la consulta telefónica, al menos desde una visión institucional

Y aunque el título hable de redes sociales y otras herramientas de comunicación, vamos a acabar con unas cuantas líneas sobre telemonitorización y telemedicina. Estas herramientas llevan años con nosotros pero siguen sin despegar del todo… Mucha confianza y una apuesta muy potente desde las estrategias de pacientes crónicos, grandes proyectos con mucho dinero pero poco éxito. Poco a poco algunos servicios de salud van incrementando este tipo de servicios, gracias sobre todo a la mejora en los dispositivos (al principio eran demasiado molestos o poco útiles), y seguro que la llegada de wearables como el nuevo Apple Watch y su electrocardiógrafo (y las imitaciones que surjan) van a conseguir cambios muy importantes. Otra cosa es que las organizaciones sanitarias estén preparadas para manejar esta información y adaptar sus procesos. Ganas hay, y muchas, así como oportunidades para mejorar el servicio. Barreras también hay algunas. Y errores en el diseño y puesta en marcha de este tipo de estrategias, pues también.

Antiques

AdSense

Find More