MIEDO AL FRACASO

Este último tiempo no paré de recibir consultas sobre el tema así que hoy escribí un par de consejos que quería compartirles. Creo que puede ser un mini empujón a todos aquellos futuros o actuales emprendedores:

Si la vida te da alas, por qué no volás? Estoy cansada de esa idea de “Think out of the box”, no hay ningún box. Esta caja invisible que la crean tus miedos y limitan tus ideas, borrala de tu mente! Y si no funciona? Cada decisión es un riesgo y a su vez también cada fracaso nos lleva a un éxito de aprendizaje, nos hace fuertes y ayuda a crecer como personas. No sueñes dormido, soñá despierto. No rompas las reglas, creá unas nuevas. No encuentres el camino fácil, perdete en la dimensión de lo desconocido. No digas no, empezá a decir sí. Qué pasó con ese proyecto pendiente?

E M P R E N D E R O N O, esa es la cuestión!

Qué decisión difícil! Estás en esa etapa donde tenés que elegir cuál es tu camino, si seguir en relación de dependencia o empezar tu propio proyecto… Qué te frena? Qué estás esperando? Cuáles son tus miedos? Aclaro que mi empuje se destina a aquellos jóvenes que todavía no formaron una familia, tienen pocas responsabilidades y poco por perder…

Por qué SÍ emprender? 
Sos joven, tenés energía, ideas, tiempo, pocas responsabilidades, y por lo tanto corrés menos riesgos.

Algunos consejos:

1. Tu emprendimiento tiene que ser algo que te apasione. Generalmente cuando algo nos inspira superamos nuestras propias expectativas y logramos resultados mayores al promedio.

2. Capacitate o asociate con las personas correctas, aquellas que tengan el know how y le entreguen la misma dedicación al proyecto (en caso de que no sea así, establezcan diferentes porcentajes de ante mano). 
Tema socios es fundamental, porque generalmente se suele tener en cuenta amistades, y ojo! porque después estas asociaciones poco inteligentes nos generan problemas que hasta afectan nuestras relaciones personales fuera del ámbito laboral.

3. Armá un plan de negocio. El proyecto tiene que ser viable y rentable en el tiempo. Calculá el riesgo tangible (riesgo monetario) e intangible (cómo afecta a tu futuro profesional y tu moral) en caso de fracaso. Es importante incluir en el flujo de gastos un sueldo fijo mensual de retiros para vos y tu socio, básico para tener independencia económica.

4. No empieces de arriba, arranca de abajo. Cuanto menos inviertas, menor riesgo vas a tener y más fácil va a ser la salida. Una vez que el negocio empiece a prosperar, va a haber tiempo para crecer de a poco. A su vez invirtiendo menos, si el negocio es viable va a hacer que el recupero de inversión sea más rápido. Y haceme caso, esa frase “GO BIG OR GO HOME” no es del todo correcta. En mi opinión la gente exitosa piensa en pequeño, una vez logrado ese objetivo tenés una larga carrera para ir agrandando los sueños. Esto permite que sean alcanzables. Los resultados vienen más rápido y luego te motivan para seguir adelante.

5. Analizá la competencia pero tampoco la copies tal cual. Ya una mínima modificación de la propuesta la convierte en una idea nueva. Reinventá el negocio. Si se trata de una idea nueva, aún mejor.

6. Ser tu propio jefe no implica trabajar menos de 40 hs semanales. Al principio vas a trabajar seguramente 60 hs semanales o más. Lo que pasa con un proyecto propio es que no existe una jornada laboral definida; tu trabajo pasa a ser parte de tus pensamientos de mañana, tarde, y noche. Tampoco digo que sea sano ser workaholic, pero al principio va a llevarte más horas de lo que pensás. Una vez que empezás a crecer y hay delegación es importante seguir manejando un horario fijo laboral y seguir con la dedicación y el esfuerzo que pusiste desde el primer día.

7. Preparate para ser multitask: vas a tener que hacer todo tipo de tareas. Sí, sí, esto incluye desde limpieza hasta trámites, administración y estrategia; TODO.

8. Organizate! Hacé un listado de tareas ordenadas por prioridad. Andá planteándote cada tres meses cómo va tu planning, dónde estás parado, y a dónde querés llegar. Si tu emprendimiento va por buen camino, fantástico! Si no es así, sé lo suficientemente humilde y sincero con vos mismo para dejarlo ir en el momento indicado y evitar mayores pérdidas.

9. Una vez que el negocio vaya andando, es importante no quedarse sólo en lo operativo de la empresa. Por más difícil que sea, poco a poco, hay que comenzar a delegar para poder enfocarse 100% en el ámbito estratégico.

10. Quédate inquieto: seguí aprendiendo, innovando, buscando nuevos sueños! Pero no seas sólo un soñador: los verdaderos emprendedores, como decía Nolan Bushnell, “son los hacedores”.

Y por último es importante saber que emprender no es solo una decisión, es un estilo de vida.

María Belén Barragué, Co-fundadora de Sofía de Grecia

Powered by WPeMatico

eBay