Lo que ocurre en tu cuerpo cuando sales a correr todos los días y la importancia de la planificación de tu entrenamiento

Cuando comenzamos con una nueva actividad o un nuevo entrenamiento solemos estar tan motivados que no nos importa llevarlo a cabo a diario. De hecho, en muchas ocasiones estamos deseando que llegue el momento de llevar a cabo ese nuevo hobbie ya que nos ayuda a relajarnos, nos aleja del estrés y también nos mantiene en forma.

Esto es lo que les sucede a muchas de las personas que deciden empezar a correr: empiezan muy motivados y salen a correr todos los días. Pero ¿es esto beneficioso para nuestro organismo? ¿Nos beneficia a la hora de mejorar nuestras marcas? ¿O es mejor que dejemos al menos un par de días a la semana de descanso?

El riesgo de sobreentrenamiento y sobrecarga

salir-a-correr-todos-los-dias

Practicar actividad física a diario es algo que debemos interiorizar si lo que buscamos es alejarnos de una vida sedentaria. Pero esto no quiere decir que tengamos que entrenar obligatoriamente a diario: un entrenamiento bien planificado y que, igualmente, nos ayudará a crear un hábito, también cuenta con días de descanso activo y de descanso total.

La clave, como siempre, está en la periodización y en la planificación, en la que entran en juego factores importantes como el descanso. Si salimos a correr todos los días, y sobre todo si siempre hacemos el mismo tipo de entrenamiento y con la misma intensidad, sin dar descanso a nuestro cuerpo, podemos terminar por caer en el sobreentrenamiento y en la no progresión hacia nuestras metas.

Por otra parte, una excesiva carga de trabajo y un descanso deficiente también puede predisponernos a sufrir algunas de las lesiones más comunes entre los corredores, sobre todo las que tienen que ver con articulaciones como las rodillas, los tobillos o la cadera. Al salir a correr realizamos un movimiento muy repetitivo durante un largo período de tiempo que, en caso de no darle el descanso adecuado, estaría sobrecargando todo el tiempo las mismas estructuras de nuestro cuerpo y llevar así a una posible lesión.

La importancia de la planificación y del descanso activo

salir-a-correr-todos-los-dias

Debemos tener claro que el descanso debe formar parte de nuestro entrenamiento: durante los períodos de descanso nuestro cuerpo se recupera del esfuerzo que hemos realizado y se prepara para que le demandemos un nuevo esfuerzo al cabo del tiempo. Por otro lado, también debemos saber que “descanso” no tiene por qué significar “inactividad”, y que el descanso activo puede formar parte de nuestro día a día, manteniendo un buen nivel de actividad física.

Así, lo más importante es que planifiquemos nuestro entrenamiento de modo que incluyamos días de descanso activo en él, que nos ayudarán a crear ese nuevo hábito que estamos buscando y que, al mismo tiempo, dejarán descansar a nuestro cuerpo. Un paseo por el parque, la combinación del entrenamiento de carrera con otras actividades que pueden hacernos mejorar en él y que tienen un bajo impacto (como el Yoga o el Pilates) o la combinación con otros deportes son la clave para que nuestro nuevo hábito dure mucho tiempo y nos ayude a mantenernos en forma.

Además, recuerda que correr no es solo correr: el entrenamiento de técnica de carrera y el entrenamiento de fuerza te ayudan a ser un mejor corredor, a mejorar tus tiempos y a evitar lesiones, y también pueden ayudarte a crear ese hábito de entrenamiento que buscas.

Imágenes | iStock
En Vitónica | “Este año empiezo a correr”: todo lo que tienes que saber para empezar en enero y mantenerlo todo el año

Powered by WPeMatico

AdSense

Find More