La “Daily Mile” o cómo mejorar la salud de nuestros niños caminando 15 minutos en horario escolar

La denominada Daily Mile surgió en Escocia y consiste en que, en horario lectivo, los niños de primaria salgan 15 minutos de clase y los dediquen a caminar, trotar o correr -son ellos los que eligen el ritmo que quieren seguir – dentro de los terrenos de la escuela. Esta actividad es aparte de cualquier otra actividad física que se realice en el colegio como la asignatura de Educación Física.

La creadora de esta idea es Elaine Wyllie. Ella asegura en su página web que, cuando puso en marcha esta actividad, encontró que los padres de dichos niños le indicaban que sus hijos estaban más en forma, más activos y más despiertos. Sin embargo no existía ninguna prueba empírica que demostrara dichos resultados.

Ahora, un estudio realizado por Chesman y su equipo, le dan la razón. Estos investigadores encuentran que la implementación de la Daily Mile aumenta la cantidad de actividad física, desde modera a intensa, que los niños realizan, reduce la sedentariedad, mejora su estado físico y la composición corporal.

Este estudio se llevó a cabo en dos colegios, con un total de 391 niños, de entre cuatro y 12 años. Uno de los colegios seguía el método de Daily Mile y el otro no. La evolución de los niños fue estudiada durante un año. Los niños llevaban acelerómetros para poder medir la intensidad de la actividad física que realizaban y el tiempo de comportamiento sedentario durante el día.

Anna Samoylova 535880 Unsplash

Los investigadores controlaron las variables de edad y género y encontraron mejoras significativas en los alumnos del colegio que seguía la Daily Mile en comparación con el colegio control.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que durante este estudio no controlaron otras variables como estatus socioeconómico, además, el momento del año en el que se evaluó a un colegio y el otro fue diferente – octubre y marzo respectivamente -, y no se tuvieron en cuenta las políticas en salud y bienestar de las escuelas, así como tampoco los estilos de alimentación de los menores. Además, la muestra es relativamente pequeña, por lo que los mismos autores indican que debería replicarse en un mayor número de colegios, corrigiendo también así variables como el nivel socioeconómico.

En cualquier caso, parece que cada vez más colegios y países -entre ellos Inglaterra, Bélgica, Irlanda e incluso España – 9 colegios han implementado ya el sistema, según su página web – están implementando y poniendo a prueba este programa.

Se deben llevar a cabo más investigaciones al respecto, pero de ser realmente efectivo, podría ayudar a solventar un problema grave como el de la obesidad infantil que se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Regular la publicidad de comida basura dirigida a los niños: la propuesta del chef Jamie Olivier para frenar la obesidad infantil
En Vitónica | La obesidad infantil es una epidemia que podría evitarse

Powered by WPeMatico

AdSense

Find More