Estos son los riegos de las dietas milagro que prometen adelgazar 10 kilos en un mes

Las dietas milagro son una tentación en esta temporada y más aun para quienes llevan ganado mucho peso desde el 2017 y hasta la fecha. Sin embargo, nunca son buenas alternativas a seguir y por eso te mostramos los riesgos de las dietas milagro que prometen adelgazar 10 kilos en un mes.

¿Cómo es posible perder 10 kilos en un mes?

Lo recomendable es perder alrededor de un 1% del peso actual por semana y no más que ello para que la mayor parte del peso perdido sea a base de grasa corporal, por lo que quienes más peso tienen más peso pueden perder y ni siquiera en una persona de 150 kilos es recomendable adelgazar 10 kilos en un mes.

Perder 10 kilos en sólo 30 días es una cantidad muy elevada que sólo puede lograrse con recursos extremos como una dieta muy baja en calorías para la persona en cuestión sumado (o no) a la práctica de una considerable cantidad de ejercicio físico.

Sea cual sea la estrategia alimentaria usada, es claro que se trata de una dieta no realizada por un profesional de la salud conocedor de lo más adecuado en materia de alimentación, pues siempre lo principal al momento de perder peso es deshacernos de la grasa y conservar la masa magra.

1366 2000

Los riesgos de las dietas milagro que prometen adelgazar 10 kilos en un mes

Bajo estrategias drásticas, limitadas y por supuesto temporales porque no podríamos sostenerlas por mucho tiempo, las dietas milagro que prometen adelgazar 10 kilos en un mes colocan en riesgo la salud, produciendo los siguientes efectos negativos:

Alteran la conducta alimentaria

Es claro que para que una dieta nos permita perder 10 kilos en sólo 30 días debe eliminar alimentos muy calóricos y otros como suelen ser frutas, verduras, legumbres y demás dependiendo la dieta en cuestión. Así, tenemos una larga lista de “prohibidos” que lo único que logra en nuestra cabeza es acentuar los deseos de su consumo.

Cuando la dieta haya culminado, nuestros deseos de comer y la ansiedad al momento de la ingesta de aquellos alimentos habituales o de nuestro agrado que nos fueron prohibidos nos jugará en contra, produciendo un descontrol en las cantidades así como favoreciendo una relación insana con la comida desde allí en adelante.

Asimismo, el estrés que generan las dietas estrictas pueden incentivar el hambre psicológico o emocional y ello, fomentar una relación alterada con la comida.

1366 20004

Aumentan el riesgo de sufrir infecciones

Una dieta limitada que induce el riesgo de sufrir carencias alimentarias puede colocar en problemas la salud del organismo al afectar el funcionamiento del sistema inmune.

Si nos faltan carotenos, grasas esenciales, hierro, vitamina C, zinc u otros nutrientes nuestro sistema de defensas puede verse debilitado a causa de la dieta estricta y así, incrementamos el riesgos de sufrir infecciones varias: desde un resfriado o gripe hasta otras de mayor gravedad.

Asimismo, el estrés y nuestro sistema inmunitario está muy relacionado y si alcanzamos niveles elevados del primero el segundo puede no funcionar adecuadamente para alejarnos de enfermedades infecciosas.

1366 20002

Promueve la pérdida de músculo y hueso

Como dijimos en un principio, se recomienda perder alrededor de un 1% del peso actual por semana, pues por encima de estas cantidades se comienza a adelgazar tirando un 50% de grasa y un 50% de tejido magro dentro del cual se encuentra el músculo y el hueso.

Si perdemos al mismo tiempo masa muscular que grasa, tendremos un metabolismo reducido después, menos activo y al mismo tiempo, conservaremos grasa que no es lo que deseamos en detrimento del músculo o el hueso.

Si la dieta es muy restrictiva, además de hacernos perder hasta un 50% de tejido magro puede ser limitada en calcio, todo lo cual contribuye a la pérdida de densidad mineral ósea e incrementa el riesgo de sufrir osteoporosis a largo plazo. Todo esto evitable con una dieta moderada y que proteja la salud mientras adelgazamos.

1366 20003

Favorecen el efecto rebote

Cuanto más reducida en calorías es una dieta más difícil es mantener el peso perdido después y ello sin duda señala que las dietas milagro que prometen la pérdida de 10 kilos al mes favorecen el efecto rebote.

El estrés, la pérdida de músculo y diferentes cambios metabólicos son los responsables de esta recuperación del peso perdido que culmina señalando la falta de efectividad de las dietas rápidas o que producen una tan notable pérdida de peso al principio pero no nos permiten disfrutar el nuevo peso después.

1366 20005

Nos desestiman a intentar lograr un peso sano

Si tras habernos esforzado mucho por 30 días, llevando una dieta estricta para lograr perder 10 kilos comenzamos a enfermarnos, tener atracones de comida, y vemos que de nada sirvió el esfuerzo porque estamos recuperando rápidamente el peso previo a la dieta, claramente nos sentiremos totalmente desmotivados.

Las dietas milagro que prometen perder 10 kilos en un mes no favorecen el logro de una dieta más sana para siempre, no nos ayudan a mejorar hábitos y no son motivadoras, sino todo lo contrario, pueden reducir nuestros deseos de lograr un peso sano considerablemente tras fomentar la vivencia de una experiencia poco agradable.

Por todas estas razones, seguir una dieta que promete perder 10 kilos en un mes representa graves riesgos para la salud y en realidad, no son efectivas como pensamos, sino todo lo contrario.

Bibliografía consultada | Medical Hypotheses, Volume 34, Issue 3, March 1991, Pages 198-208; J. Nutr. June 2006 vol. 136 no. 6 1453-1456; Am J Clin Nutr January 2014 vol. 99 no. 1 14-23.
Imagen | iStock

Powered by WPeMatico

eBay