Big data: un nuevo escenario


El big data y sus utilidades lo van a transformar todo. Más información, más conocimiento, mejores herramientas de prevención y tratamiento y un largo etcétera. Pero tal y como comentan unos investigadores noruegos y daneses en el BMJ, debemos repensar el concepto de riesgo y de enfermedad. El cambio será radical y debemos estar preparados para ello.


El artículo muestra los datos de tres estudios de cribado basado en big data. Uno de ellos, llamado Pioneer 100, analizó los datos de 108 personas a priori sanas. Se incorporaron datos de la secuencia completa del genoma, resultados de 218 pruebas clínicas, mediciones de actividad y sueño y mucho más. El estudio detectó deficiencias de vitamina D en 95 personas, altos niveles de mercurio en 81, diabetes o prediabetes en 52 (HbA1c ≥ 5.7%), riesgo cardiovascular en 73… 

Uno de los principales riesgos de esta “datificación” masiva es el sobrediagnóstico. En este estudio, casi todos los participantes muestran algún problema de salud pero ¿cuales se van a manifestar en el futuro y cuales no? Lógicamente, esto puede ayudar a la hora de promover hábitos de vida saludables y establecer pautas educativas y de promoción de la salud mucho más específicas, pero a un precio muy elevado: etiquetar a casi toda la población como “potencialmente no sana” (o quizás ya lo somos desde que nacemos).

Además, la detección cada vez más rápida y casi por parte del propio paciente de múltiples problemas de salud va a generar un cambio en la demanda de servicios sanitarios y quizás en la propia percepción de bienestar. La monitorización nos puede llevar al alarmismo o a un mejor estado de salud, el cambio del modelo sanitario está encima de la mesa y quizás sea el momento de empezar a redefinirlo.  

Antiques

AdSense

Find More