¿Cómo afecta el envejecimiento al sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es una compleja red de células, tejidos y órganos que defienden el cuerpo contra cosas que pueden causar enfermedades o infecciones. La comunidad médica todavía no sabe por qué, pero lo cierto es que la inmunidad tiende a debilitarse con la edad.

No es nada para alarmarse, ya que que el sistema inmunológico funciona lo suficiente como para que el riesgo de infecciones y enfermedades no sea mucho mayor de lo normal. Sin embargo, es importante ser conscientes de dicho debilitamiento para mantenerse saludables.

¿Qué le sucede al sistema inmunológico?

No responde a las vacunas tan bien como antes: Los linfocitos T atacan a otras células que provocan enfermedades, siendo capaces de “recordar” a un invasor para defenderse mejor después. La mayoría de las vacunas necesitan nuevas células T para funcionar, pero a medida que se envejece, el cuerpo fabrica menos.

Tarda más en reaccionar ante los gérmenes dañinos: Las personas mayores son más propensas a enfermar, dado que, además de sufrir una reducción paulatina de sus células inmunitarias, las que tienen tampoco se comunican entre sí.

Las curaciones son más lentas: Recuperarse de lesiones, infecciones y enfermedades requiere más tiempo en la vejez que durante la juventud. Esto se debe a que el cuerpo produce menos células inmunes, incluyendo los glóbulos blancos, lo que puede frenar la curación.

¿Qué se puede hacer para mantenerse saludable?

Mantente al tanto de tu salud: Especialmente si tienes alguna enfermedad, y sigue las recomendaciones de tu médico.

Duerme bien. Las investigaciones asocian la falta de sueño con un debilitamiento del sistema inmunológico, incluso en personas jóvenes sanas. Asegúrate de proporcionar a tu cuerpo al menos 7 horas de descanso por la noche.

Busca formas de aliviar el estrés: Con el tiempo, este trastorno puede disminuir la respuesta inmunológica del cuerpo. Estar constantemente preocupado por algo, pasa factura. Asimismo, puede desencadenar otros problemas, como insomnio y una mala alimentación, siendo ambos perjudiciales para la inmunidad.

Aléjate de las personas enfermas: A medida que se envejece, hay que ser muy cuidadoso con la exposición a los gérmenes, porque aumenta la probabilidad de contagio. Guarda las distancias cuando haya personas resfriadas o con gripe alrededor y lávate las manos con más frecuencia.

No te saltes tus vacunas: Aunque pueden no ser tan eficaces cuando se es mayor, continúan siendo la mejor arma para reducir el riesgo de enfermedades como la gripe o la neumonía.

Mantente en movimiento: Practicar ejercicio moderado ayuda a estar en forma, haciendo que el sistema inmunológico se fortalezca. Las investigaciones también sugieren que ayuda a que las células se muevan más libremente, lo que facilita que hagan su trabajo.

Sigue una dieta equilibrada: Comer de manera saludable (especialmente verduras y fruta frescas) contribuye a prevenir el sobrepeso y que el cuerpo funcione mejor en general,. Y el sistema inmune se beneficia de ello.

Deja de fumar: El tabaco debilita la respuesta inmune del cuerpo, haciendo que sea más susceptible a las enfermedades y las infecciones.


Powered by WPeMatico

eBay